CALDERAS DE BIOMASA

Cuando hablamos de calderas de biomasa, enseguida nos viene a la cabeza una casa unifamiliar, a lo más un piso con una estufa independiente de pellets. Pero cada vez, son más los edificios públicos o comunidades de vecinos que apuestan por el cambio energético invirtiendo en un cambio a una caldera comunitaria de biomasa. En los últimos años la evolución de este tipo de calefacción ha conllevado un avance en investigación y desarrollo de este tipo de instalaciones. Tecnologías como el "ciclón de humos", cámaras de combustión con parrilla móviles o intercambiadores de calor con turbuladores, han permitido llevar este tipo de instalaciones al núcleo urbano. Estos avances han garantizado una emisión baja de partículas al medio ambiente.

Por otro lado, el aumento de los combustibles fósiles en los últimos años ha provocado que casi la mitad de los gastos anuales de las comunidades de vecinos con calefacción central estén destinados al combustible. Por tanto, la necesidad de nuevas alternativas más limpias, sostenibles y económicas están dando lugar a que cada vez más edificios se apunten a los combustibles biomasa para calentarse.

CALDERAS DE PELLETS EN EDIFICIOS

CUANDO CUESTA UNA CALDERA DE BIOMASA

Que se trata de una alternativa sostenible, ya lo sabemos todos. No obstante, la inversión es un aspecto determinante, ya que la inversión es mayor aunque luego se verá amortizada por el uso durante los próximos años. Además hay que partir del tipo de instalación que exista

DEL CARBON A LA BIOMASA

Simplemente por el hecho de que es un combustible que hay que almacenar, son las comunidades de vecinos con antiguas instalaciones de carbón las que optan por una instalación de biomasa. No les cuesta la adaptación ya que cuentan con la experiencia de almacenaje.

DENSIDAD DE LA BIOMASA

Los combustibles fósiles tienen una densidad mayor que la biomasa. Es decir necesitaremos más biomasa para tener el mismo rendimiento que el combustible fósil, eso no solo afecta al almacenaje como señalamos más arriba, sino también a la forma de alimentar la caldera.

AHORRO

Las calderas de pellets o biomasa suponen inicialmente un ahorro. El pellets viene a ser ligeramente más barato que el gas y sustancialmente más económico que el gasóil. Eso si, para que a la larga no salga caro, la elección de pellets con certificación y de calidad son clave esencial a la hora de alimentar nuestra caldera. La mala elección de un pellets puede causar averías o disminuir la vida útil del aparato.

CERCANÍA

Las bajas emisiones de C02 de la biomasa, se verían anuladas si elegimos una biomasa que se produce lejos de nuestro hogar, por la huella de carbono al transportarla. A día de hoy la biomasa más común es el pellets y hay productores y distribuidores a lo largo de toda la geografía. También puedes optar por calderas polivalentes, las hay que pueden combustionar tanto pellets como cascara de almendra

 

CALDERAS DE PELLETS COMO AHORRO

CALDERAS DE BIOMASA PARA COMUNIDADES DE VECINOS

Aunque un edificio de nueva construcción es más fácil de adaptar a una caldera de pellets, hay casos en el que edificios de los años 70, con calderas iniciales de gasóleo han cambiado su sistema de calefacción central a una caldera de pellets.

El grupo Remica, en Albacete, cuenta su experiencia en un ambicioso proyecto donde en un edificio de 70 viviendas de principios de los años 70, sustituyeron dos calderas de gasóleo por dos de biomasa. Esta instalación fue completada con un sistema de acumulación de inercia de 8.000 litros para acumular la energía procedente de las dos calderas de pellets. Esta obra, además les supuso abordar retos que el edificio planteaba. Y al mismo tiempo aprovecharon recursos que el edificio ya contaba, como el hueco de la antigua chimenea, que sirvió para insertar las nuevas chimenas de acero inoxidable. Al mismo tiempo, el antiguo depósito de gasóleo fue reformulado como un silo de 30 metros cuadrados donde almacenar hasta 50 toneladas de pellets.

AYUDAS Y SUBVENCIONES A CALDERAS DE BIOMASA

Aunque estamos por debajo de nuestros vecinos franceses e italianos en el número de instalaciones de biomasa, la evolución va en ascenso. Y aunque aún no hay una apuesta sólida por parte de la administración central, las comunidades han puesto en marcha planes de ayuda y subvenciones para el cambio energético a nivel de usuario y de empresas. A continuación y dependiendo de tu comunidad autónomma, en este enlace podrás informarte sobre ayudas y subvenciones.

COMO ALMACENAR PELLETS EN CASA

Deja un comentario